fbpx

Arnold & Son crea piezas que son más que máquinas del tiempo, la nueva colección Instrument determina la longitud de manera precisa y confiable en alta mar.

Esta colección es una inspiración de los relojes producidos durante la segunda parte de la vida de John Arnold y más tarde, después de su muerte, por su hijo, John Roger. Un gran periodo en el tiempo fue el que los Arnolds le dedicaron exclusivamente a la búsqueda de una precisión absoluta y una solución al problema de determinar la longitud de manera precisa y confiable en alta mar.

Su búsqueda les trajo mucho éxito, sus piezas eran aclamadas por la gran calidad, en pocos años lograron establecerse como los mejores convirtiéndose en los proveedores de la Marina Real inglesa (Royal Navy) y los elegidos para algunos marineros y exploradores distinguidos de su época.

Arnold & Son

Los relojes de Arnold & Son jugaron un papel crucial como ayudas a la navegación y siendo «instrumentos» técnicos y científicos indispensables para la navegación.

John Arnold y su hijo decidieron hacerlos lo más robustos y confiables posible, y en cantidades suficientes para equipar la extensa flota de la Marina. En última instancia, debían demostrar ser fundamentales para el dominio marino de la nación y ayudar a garantizar el dominio de las olas.

La nueva colección Instrument se basa en varios relojes originales hechos por John Roger Arnold. Los primeros dos de estos, fabricados en el momento de la muerte de su padre, se conocían como No. 1 y No. 2, respectivamente, y presentaban un balance «Z», pantallas de tiempo medio y sideral, y unos segundos pequeños adicionales a las 6 en punto.

Otro reloj importante, producido en 1855 con Charles Frodsham, era un cronómetro muy inusual con horas y minutos que mostraban la hora media en un dial secundario a la izquierda, un subdial simétrico a la derecha con una indicación de reserva de marcha y un segundero central con un adicional cronógrafo de fracción de segundo.

El diseño de las piezas muestra la influencia de los relojes de bolsillo y cronómetros marinos desarrollados y fabricados por John Arnold y su hijo en aquella época.  La visualización de la hora solar es de importancia secundaria y se encuentra descentrada. Esto permite que la complicación tome el centro del escenario y domine el dial, lo que lo hace mucho más legible. El primer modelo de la nueva línea, el TBR, presenta una doble complicación en forma de segundos True Beat.

El estilo que define a toda la colección son las líneas puras y atemporales que le dan una imagen discreta, con un toque de austeridad. Si se observan de los lados su carcasa es escalonada y se estrecha de arriba a abajo, la sección más ancha acomoda el vidrio extra grande y la esfera con la parte inferior que se estrecha para ajustarse cómodamente en la muñeca.

La nueva colección Instrument de Arnold & Son pertenece a una familia de relojes elegantes, elaborados a mano como lo marca su tradición.

¿Quién fue John Arnold?

El protagonista de esta historia es John Arnold, nacido en Cornwall en 1736. Heredó la pasión por la relojería de su padre quien era relojero y de su tío armero, lo que explica su interés en la ingeniería de precisión y el trabajo en metal.

Fue un talentoso artesano y erudito, después de completar su aprendizaje para perfeccionar sus habilidades de relojero a los 19 años decidió dejar  Inglaterra y dirigirse a los Países Bajos. Regresó dos años más tarde hablando un excelente alemán, lo que le ayudó más tarde para hacerse un lugar en la corte de Jorge III, se estableció como un relojero de renombre en el Strand de Londres a mediados de sus veintes.

Después de que Arnold presentó el reloj repetido más pequeño jamás hecho al Rey Jorge III y a la corte, rápidamente adquirió una clientela adinerada. Fue uno de los relojeros más ingeniosos de su época y tenía patentes importantes como el del escape de detención, el equilibrio bimetálico y un resorte de equilibrio helicoidal. El «No. 36» de Arnold fue el primer reloj en llamarse cronómetro, un término reservado para relojes inusualmente precisos hasta el día de hoy.

Junto con otros relojeros, abordó el problema de determinar la longitud y ganó varias subvenciones y premios ofrecidos por el Parlamento británico. Disfrutaba tanto respeto en su profesión que se convirtió en un amigo cercano de Abraham-Louis Breguet. Intercambiaron ideas e incluso se confiaron mutuamente a sus hijos para su aprendizaje.

Junto con su hijo, John Roger Arnold, formó Arnold & Son una marca de relojes que continúa en la actualidad y que se distingue por guardar la tradición y elegancia que empleaba la corte inglesa, con una haciendo máquinas del tiempo de gran calidad que se consideran verdaderos instrumentos, como esta colección que guía en alta mar.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor espera un momento [email protected]

[email protected], te invitamos a formar parte de nuestra comunidad relojera a través del Newsletter de Klokker

Enviaremos información sobre nuestras publicaciones quincenales, eventos especiales; nuevos videos en nuestro canal de Youtube y mucho más!