Nunca se ha visto tan atractivo un reloj de bronce

Hasta el momento ha sido poco explorado uno de los metales más subvaluados en la joyería: el bronce. Sin embargo, este metal ha sido utilizado por marcas como IWC, Zenith y Oris, por mencionar algunas. Nuevamente aterriza en aparadores una pieza de bronce elaborada por las manos experimentadas de Tudor y luce verdaderamente espectacular.

A primera vista el bronce le da un look vintage a Tudor Black Bay, al mismo tiempo lo llena de carácter; el aparente desgaste de la pieza lo hace ver muy masculino y enigmático. El diseño del reloj mezcla distintos tonos color café, claros y oscuros, que conjugan armónicamente con el mismo bronce.

Su carátula nos marca las horas, minutos y segundos, con agujas, números y marcadores corpulentos que facilitan la lectura. El bisel se mueve para un solo lado y  resalta el rostro de esta pieza. La correa, de tela, lo hace muy deportivo y cómodo para su uso cotidiano. El cristal es de zafiro antirrayones y es water-resistant a 200 metros.

04-high-performance-aluminium-bronze

El movimiento que le ha puesto la relojera suiza a este increíble calibre es mecánico automático, manufacturado por el mismo Tudor, con reserva de marcha de 70 horas.

Tudor Black Bay de Bronce refresca la propuesta de la marca y enaltece un metal que muchas casas relojeras han menospreciado.


Fuente:

https://www.tudorwatch.com/


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete