Algunos de nosotros cuidamos de forma obsesiva la estética de los relojes que poseemos: los guardamos en cajas acolchadas, los limpiamos con franelas o telas de microfibra para resaltar su brillo, y en ocasiones les compramos aditamentos plásticos para protegerlos contra impactos. Al utilizarlos nos persigue el temor constante de dañar nuestras maquinitas de tiempo, tenemos terror de bajar la mirada y ver sobre la carátula un desperfecto, una rayadura sobre el cristal . No hay forma de prevenir estos accidentes, a pesar de que unos somos más descuidados que otros, pasan sin poder hacer nada al respecto más que hacer un cambio de cristales de reloj. Para que estés más tranquilo y sepas qué tanto maltrato resiste el rostro de tu reloj, aquí te describimos algunos de los distintos tipos de cristales o micas que existen en el mercado:

Acrílico

Los más comunes y corrientes no son meramente cristales sino acrílicos. Este material es el más frágil que puede tener un calibre y cualquier objeto puntiagudo lo puede dañar de manera irreversible. El acrílico, o mejor dicho plástico, es utilizado en los relojes económicos y son considerados de baja calidad. Lo positivo de este material es que puede ser pulido cuando sufre un ligero rayón (máximo en dos ocasiones).

Cristal Mineral

El más utilizado material en la industria relojera, por su bajo precio y buen rendimiento, es el cristal mineral, que en realidad es cristal común y corriente con un atractivo nombre. Generalmente este mineral es endurecido mediante procesos químicos que lo hacen hasta siete veces más resistente que el acrílico. A pesar de soportar algunos golpes no quedan exentos a los raspones o rupturas, sin embargo es posible sustituirlos a costo relativamente bajo.

Zafiro

El más utilizado en piezas de alta gama (de lujo o muy costosas), es el zafiro -aunque también existe el zafiro sintético de menor costo-. Este mineral es tres veces más resistente que el cristal y hace lucir mucho más joven la carátula del reloj. La mayoría de las marcas premium lo utilizan.

Dentro de las categorías anteriores existen diversas variaciones dependiendo la marca fabricante, algunos con recubrimientos anti-reflejantes o anti-raspones. También hay creaciones poco comunes de cristal de diamante pero siempre se puede hacer un cambio de cristales de reloj.

Una parte fundamental de la belleza de un reloj es la ventana que nos permite verlo, el cristal o mica que protege las manecillas y el diseño de la carátula. Te recomendamos que seas cuidadoso con tus piezas y si alguna tiene golpes que ya no “salen con polish”.

En Klokker podemos realizar el cambio de cristales de reloj que necesites

Revisa más artículos interesantes aquí

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • QUE TAL BUENOS DIAS DISCULPE ME PODRÍA PROPORCIONAR UN NUMERO TEL. PARA COMUNICARME CON USTED NECESITO LA REPARACION DE UN CRISTAL DE MI RELOJ