Pocas creaciones siguen siendo tan frescas y revolucionarias al paso de un siglo. Uno de los relojes más icónicos de la historia, considerado el primer reloj de pulso masculino, cuyo diseño y clase han sobrevivido al embate del tiempo, es Cartier Santos.

El nacimiento de un ícono

La historia del modelo Santos de Cartier comenzó en 1904, con la amistad de un piloto de aeronaves brasileño llamado Alberto Santos Dumont y el fundador de la relojera parisina, Louis-François Cartier. El primero se quejaba de lo incómodo que era surcar los aires y al mismo tiempo utilizar un reloj de bolsillo, de lo peligroso que era soltar el timón de dirección para intentar leer el tiempo. Ante esta dificultad Cartier decidió diseñar una solución: un reloj que se atara a la muñeca y le facilitara maniobrar su aeronave.

Cartier Santos Dumont 1904

El diseño más imitado

El diseño Santos de Cartier les rindió un sutil tributo a las aeronaves, en específico a la del piloto Santos Dumont. La caja era cuadrada y grande, de trazos geométricos que fungían de marco de las tres características que hasta el día de hoy permanecen en las más valoradas creaciones de este modelo: esfera blanca, agujas azules y grandes números romanos. Cabe mencionar, que esta primera versión tenía correa de piel, que, a pesar de ser el primer reloj destinado a la aviación, lucía elegante y distinguido.

Al paso de los años numerosos modelos y variaciones de Cartier Santos salieron al mercado, todos ellos colmados de piedras y metales preciados. Se siguió conservando este look Art Decó (corriente de diseño que explotó en los años veinte), pero se añadieron emblemáticos y atemporales elementos como los tornillos en el bisel. Este icónico reloj resistió firme el embate de la Segunda Guerra Mundial, temporada en la cual casi toda la producción se tuvo que hacer en cajas redondas.

Steel and gold

En 1978 Cartier lanzó una versión que rejuveneció la colección Santos y con la cual volvió a erigirse como un modelo a seguir. Con el fin de abaratar el costo del reloj, situación que no agradó a los críticos de entonces, se fabricó un modelo cuyo diseño combinó armoniosamente el acero con el oro. La gente joven comenzó a comprar esta pieza, mientras las demás casas relojeras imitaban la innovación de Cartier.


Cartier Santos Steel and Gold

Cartier Santos 100

En el 2004 se festejó el centenario de Santos de Cartier con la presentación de un modelo inspirado en Cartier Santos Dumont de 1913 (que sólo se vendió en oro amarillo y correa de piel color café) y una versión más estilizada (con mecanismo desarrollado por Piaget) sin luneta y sin los acostumbrados tornillos expuestos en la caja.

Cartier Santos

Cartier Santos

Santos 100 continúa comercializándose y expandiendo su colección. Una de las entregas más exitosas se lanzó en el 2009 con caja de acero negro en ADLC (Amorphus Diamond Like Carbon) con acabado satinado y bisel de titanio. Este reloj, que es la versión más deportiva de Santos y fue un rotundo éxito.

Cartier Santos

Muchos puristas de la relojería señalan que la distinción de Cartier Santos está por desaparecer; con materiales más económicos se ha perdido la exclusividad con la que fue concebido y lo juzgan diciendo que se ha convertido en una pieza de consumo masivo. De cualquier manera, Santos sigue representando un estandarte de Cartier y de la historia de la relojería.


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *