fbpx

L’Epée 1839, marca relojera independiente que vuelve realidad la ficción. Máquinas del tiempo y robots, son su más reciente lanzamiento, piezas que el equipo de Klokker tuvo la oportunidad de conocer durante el Salón Internacional de la Alta Relojería (SIAR) 2018 en México.

Arnaud Nicolas, CEO y Director Creativo de L’Epée, nos recibió para contarnos más detalles sobre L’Epée 1839, un nombre que está tomando fuerza en el mundo de la Alta Relojería. Si bien puede sonarnos reciente escuchar sobre estas marcas debido al impulso que ferias como Baselworld, SIHH y el SIAR le están brindando a los relojeros independientes. Queremos dejar muy claro que estas marcas tienen años, incluso siglos de tradición que las respaldan.

Este es el caso de L’Epée, su origen remonta al año de 1839, cuando Auguste L’Epée unió fuerzas con Pierre-Henri Paur de Ginebra para fundar la manufactura:  L’Epée en Saint Suzanne, en el departamento de Doubs en Francia. En ese momento, la Manufactura producía productos de relojería y cajas de música.

Ahora, más de 175 años después, L’Epée 1839 se ubica en Suiza y se caracteriza por sus icónicas creaciones, por revolucionar la relojería sorprendiendo al sector con objetos que superan a la ficción. L’Epée está creando esculturas de relojería y relojes de mesa extravagantes, lo que ofrece a los aficionados experimentados una nueva visión, más moderna, más alocada y con grandes colaboraciones.

La creativa visión que Arnaud Nicolas ha impregnado en L’Epée 1839 nos dejó impactados, conocer los detalles de dos magníficas máquinas del tiempo y poder compartirlo con ustedes ha sido una experiencia realmente asombrosa.

Time Machine de L’Epée 1839

En un momento en el que los científicos se replantean si el tiempo fluye en un único sentido, L’Epée 1839 aprovecha el presente para lanzarse a explorar el futuro. Diseño futurista, inspiración cinematográfica y un pequeño homenaje a los mecanismos antiguos: así es Time Machine, una escultura mecánica que da la hora.

Las dos hélices, una en cada extremo del armazón, también son móviles: una permite dar cuerda al movimiento; la otra, ajustar la hora.

La cápsula del tiempo descansa sobre un trípode fijo que garantiza la estabilidad y la seguridad durante el despegue y el aterrizaje. Una tuerca en posición central permite bloquear la rotación de la cápsula y estabilizar el valioso mecanismo durante el viaje.

Con sus 370 componentes, Time Machine es un complejo reloj de sobremesa de 22 cm de alto y 26 cm de ancho. Su calibre mecánico L’Epée 1839 proporciona una reserva de marcha de 8 días. Las máquinas prodigiosas intrigan al observador, que trata de comprender su funcionamiento. Por este motivo, el motor de Time Machine está totalmente a la vista, lo que permite entender la mecánica y su precisión cronométrica.

Time Machine se fabrica en tres ediciones limitadas de 50 ejemplares: plateada, negra-plateada y negra-dorada.

Grant de L’Epée 1839 y MB&F

En colaboración con la marca relojera independiente MB&F, presentan a Grant, un reloj robot con tres orugas y estética híbrida entre Mad Max y Transformers. La inspiración es la manera de vida actual, siempre acelerados en un mundo hiperconectado, sometidos a un bombardeo constante de información. El tiempo apremia, nunca tenemos suficiente, siempre queremos tener más tiempo y este pasa cada vez más rápido. En el pasado, una precisión de una hora parecía suficiente; en la actualidad, los relojes más precisos tienen un margen de error de menos de un segundo en 14 000 millones de años, la edad del universo.

Dotado de un escudo con indicación horaria, Grant es un robot capaz de ralentizar las cosas cuando el tiempo transcurre demasiado rápido. En el escudo de Grant no encontrará cifras digitales que parpadean constantemente ni un segundero que da vueltas sin parar. Grant transforma el caos vertiginoso en horas y minutos de tranquilidad.

Aunque el tiempo según Grant avanza con relativa lentitud, el robot se mueve velozmente en terrenos difíciles (o escritorios desordenados) gracias a sus tres orugas de goma. Por si fuera poco, Grant puede adoptar tres posiciones: en horizontal, apoyado sobre su chasis; inclinado 45 grados, y sentado formando un ángulo de 90 grados.Grant le gana la batalla al tiempo, su lanzagranadas sirve para dar cuerda y ajustar el mecanismo. Con sus 8 días de reserva de marcha, Grant tiene cuerda para rato.

Grant se fabrica en 3 ediciones limitadas de 50 ejemplares cada una en níquel, negro y azul.

Klokker disfrutó mucho la plática con Arnaud Nicolas y fue un gran honor conocer cada detalle de dos máquinas que parecen traídas del futuro por L’Epée 1839.

Fotos por Marlene Lang

Revisa más artículos interesantes aquí

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor espera un momento [email protected]

[email protected], te invitamos a formar parte de nuestra comunidad relojera a través del Newsletter de Klokker

Enviaremos información sobre nuestras publicaciones quincenales, eventos especiales; nuevos videos en nuestro canal de Youtube y mucho más!