La casa relojera Louis Moinet, nombre del inventor del cronógrafo, nos vuelve a cautivar con una pieza relojera compuesta por misterios mecánicos y enigmas extraterrestres. Space Mystery es una creación que lleva consigo restos de un meteorito que contiene aminoácidos, constituyente básico de la materia orgánica. ¿Será que así llegó la vida a nuestro planeta?

El diseño de Space Mystery es astral. El color de su esfera es Magic Blue (así lo denominó la marca), es único y definitivamente no se logró con esmalte, laca o galvanización; su profundidad evoca la inmensidad del espacio ­­–la forma de lograr este tono es un secreto bien guardado por Louis Moinet–. A través del cristal de zafiro, las 12:00, se destaca un gran tourbillon de 13.59 mm. que rota sobe su propio eje cada 60 segundos. A las 6:00 una subesfera marca horas y minutos. A las 9:00 una diminuta apertura deja entrever un fragmento del meteorito con aminoácidos.

“Lo que tenemos aquí es algo que va más allá de la relojería… es un mensaje universal. El sujeto es la vida misma; nuestros orígenes. Space Mystery es mucho más que un viaje; es un a búsqueda de significado: ¿de dónde venimos? Señaló Jean-Marie Schaller, fundador y CEO de Louis Moinet.

Space Mystery es una edición limitada a sólo ocho relojes. Louis Moinet es especialista en ediciones especiales y exclusivas, y su mercado es de los coleccionistas de piezas únicas. Una vez más, la alta relojería nos recuerda que se puede guardar mucho más que tiempo en un reloj; en esta ocasión Louis Moinet intenta preservar “el secreto de la vida”.


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete