Klokker Reparación de Relojes

La artesanía relojera se vale de una infinidad de herramientas para crear las más impresionantes piezas. Es de suma importancia la técnica y el manejo de los instrumentos. El microuniverso mecánico requiere manos llenas de destreza y precisión al mando de máquinas ultraprecisas; se necesita ineludiblemente de estudio, práctica y conocimiento. Muchas de estas técnicas pasan de generación en generación, se van perfeccionando y actualizando.

Una de las técnicas decorativas más impresionantes en relojería es el guilloché. Esta habilidad de esculpir materiales se refiere a la creación de patrones de diseño complejos y repetitivos, mediante maquinaria especializada de gran precisión y detalle.

Esta técnica se realiza de manera circular o lineal. Para lograr las texturas se mueve la pieza a detallar sobre la herramienta cortante, la cual permanece estática. El dedo pulgar debe ejercer presión mientras los copos de material se desprenden dejando surcos brillantes. Así se genera un contraste de finas líneas rectas o curvas entrelazadas.

Si volver esta nota un pasaje histórico, el nombre de la técnica ancestral se refiere al ingenio francés de apellido Guillot, el cual inventó la máquina que hacía patrones precisos. Por un lado, la máquina mejoraba el aspecto de las piezas, con trazos más precisos, y por otro aceleraba los procesos de producción.

Fotos tomas de http://www.jaeger-lecoultre.com/


Klokker Reparacion de Relojes


2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete