Por Alejandro Cuevas Guzmán.

¿En realidad, a qué se le conoce como reloj astronómico?

A veces escuchamos, leemos y vemos temas y piezas de relojería astronómica. Las admiramos y nos damos cuenta de que el universo mecánico también es inmenso y probablemente infinito. Pero en realidad nos hemos detenido y preguntado: ¿qué es un reloj astronómico? ¿Por qué y cómo se define una pieza con el término “astronómico”?

La esencia de los relojes astronómicos reside en la interpretación de la relojería celestial, una combinación de historia horológica y tecnología de vanguardia. La astronomía y los relojes siempre han ido de la mano a través de la historia, tienen una relación natural debido a que todas las unidades de tiempo son causadas por fenómenos astronómicos.

 

Reloj astronómico Jacob and Co.

 

En pocas palabras, un reloj astronómico es definido como tal debido a que su mecanismo es capaz de replicar el movimiento del sistema solar, tanto de la tierra y el sol, así como de los demás planetas. Adentrémonos más en esto, no es simplemente que la relojería represente la imitación del movimiento de los astros, sino que los relojes astronómicos son universos mecánicos en tu muñeca. Encapsulando el todo del todo en un solo lugar. No solamente es diseño y una obra de arte de mecanismo, sino que también hay un concepto, una teoría, un origen y muchas otras cosas detrás de este tipo de creación relojera.

Es nostálgico remontarnos a los orígenes de la medición del tiempo, en la que el hombre primitivo pudo generar los primeros ensayos y pruebas gracias al Sol, cuyas sombras proyectadas por su posicionamiento perfectamente calibrado permitieron la visualización de cierto número de horas. Método que con el paso de los siglos se convirtió en el tipo de medición que conocemos hoy en día.

 

 

Los relojes astronómicos son todo un reto relojero y su creación y mecanismos son un sueño materializado. En un futuro no muy lejano, todas estas piezas astronómicas y relojeras estarán ocupando un espacio en los museos más famosos del mundo, ya que como mencionamos anteriormente, no sólo es la pieza final sino toda la historia que envuelve la creación y metodología de la misma.


 

Cuando estés frente a un reloj astronómico observalo bien, admiralo y si puedes siéntelo. Es gratificante contemplar la recreación del universo en una pieza mecánica de tiempo y una oportunidad que no muchos pueden gozar.

por Alejandro Cuevas Guzmán.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *