A inicios del siglo XX la marca norteamericana Ingersoll fue reconocida mundialmente por comercializar grandes cantidades de relojes a bajo costo; era la única capaz de vender piezas a un solo dólar a base de mano de obra barata, partes de calidad regular y sin joyas en sus movimientos. En la actualidad sus piezas son mucho más complicadas y de mayor calidad, conservan precios accesibles pero el prestigio ha sido un tanto olvidado.

 

Klokker Reparacion de Relojes

 

El slogan de la marca “A legend alive!”, junto a la icónica imagen del rebelde sin causa James Dean, trata de revivir la basta historia que Ingersoll ha forjado. Fundada en 1892, llegó a posicionarse como una casa relojera fuerte en América que exportaba una gran cantidad de calibres. En 1933 produjo el primer reloj con la imagen de Mickey Mouse, pieza que continúa elaborándose junto a la de otros numerosos personajes de Disney. Durante la década de los cincuenta y sesenta se elaboraron relojes de bolsillo con imágenes de íconos de la talla de Marilyn Monroe.

 

Klokker Reparacion de Relojes

Klokker Reparacion de Relojes

 

Después de una crisis que culminó en 1989, fue adquirida por Zeon Ltd., el mayor importador y distribuidor de relojes del Reino Unido. Con mucha mayor liquidez y apoyo comercial logró retomar prestigio con su exitoso calibre Bison, cuyo diseño y gran calidad impulsó a la marca nuevamente al desarrollo de nuevos productos. En el año 2012 cumplió su aniversario 120 en una gala en la ciudad de Nueva York; presentaron una serie de modelos revisionados y mejorados que cautivaron a sus seguidores.

 

Klokker Reparacion de Relojes

 

Ingersoll parece regresar con fuerza a las muñecas de los consumidores que valoran el diseño y la calidad, sin pensar en gastar fortunas. En México podemos encontrarlos en innumerables aparadores, y además de tener piezas de colecciones de cuarzo es posible que encontremos creaciones complejas con tourbillones capaces de robar miradas a precios módicos.

 

 

Fuente:


www.ingersollwatches.com


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *