En esta ocasión los relojes de Citizen nos contarán su historia. Cada máquina del tiempo ha marcado una innovación en el mundo de la relojería, piezas icónicas que no solamente cuentan la trayectoria de la marca, si no también, el éxito de la relojería japonesa.

La historia de Citizen

Todo comenzó cuando Kamekichi Yamasaki, director del Shokosha Watch Research Institute, fundado en 1918, se interesó en que desarrollara como una nación productora de relojes y decidió crear su propio reloj de bolsillo. Y así fue como en 1924, nació CITIZEN. El nombre fue elegido como símbolo de lo que esperaba para sus piezas, ser amadas por los “ciudadanos” por muchos años. El 28 de mayo de 1930, el Shokosha Watch Research Institude cambia sus actividades comerciales y adopta el nombre Citizen Watch Company.

1931, Citizen F, el primer reloj mecánico para hombre de Citizen. Al inicio esta pieza tuvo problemas para venderse, debido a la competencia ante los relojes extranjeros. Aplicaron estrategias en el precio y fue así que en 1932 sus ventas aumentaron y pudieron posicionarse ante el mercado de relojes. Gracias a diversas mejoras, el reloj se mantuvo vigente hasta 1957.

1935, Citizen K. El primer reloj para mujer de Citizen. El diseño era delicado, reflejando la esencia de elegancia femenina. Estuvo a la venta bajo diferentes nombres: Opera, Erian, Newton y Lucky. Fue todo un éxito y se vendió una gran cantidad de piezas a nivel internacional.

1956, Parashock. El primer reloj con mecanismo a prueba de golpes, realizaron demostraciones públicas para demostrar que el reloj era uno de los más resistentes de la época. Una de ellas fue arrojarlo desde un helicóptero a 30 metros de altura frente a una tienda departamental. Suponemos que lograron el objetivo y comprobaron su cualidad de resistencia.

1962, Diamond Flake. El reloj mecánico con segundero central más delgado en el mercado de la época. Se trataba de un movimiento de 2.75 mm de ancho y totalmente ensamblado, el reloj, media entre 4 y 5 mm.

1966, X8. El primer reloj electrónico, el movimiento funciona gracias a una batería de plata ultra-pequeña, usando un motor con balance tipo magnético. Su capacidad de mantenerse funcionando por un año era motivo de asombro en un mundo dónde el reloj de cuerda manual era la norma.

1970, X8 Chronometer. El primer reloj de titanium en el mundo. Con una caja del 99.6% en titanio, esta pieza se convirtió en un ejemplo para muchas otras marcas relojeras que comenzaron a utilizar este elegante y cotizado material, insumo que se puso de moda en los 70’s por ser utilizado en la misión a la luna, Apollo 11.

1976, Cryston Solar Cell. El primer reloj análogo de cuarzo con celdas solares. Una tecnología que revolucionaría la manera de recarga de un reloj, ocho pequeñas celdas solares marcaron la historia de Citizen.

1982, Professional Diver 1,300 m. En el año que fue lanzado era el único reloj capaz de sumergirse a una distancia de 1,300 metros. Su estructura tan precisa era resistente al gas helio y el titanio fue el principal material empleado en la caja.

1993, Radio controlled. El reloj controlado por radio que funciona en Europa y Japón. Su antena está ubicada en el centro del dial, lo que le da un toque muy especial al diseño del reloj. Su funcionamiento tan preciso es gracias a la memoria inviolable del reloj, los circuitos recuerdan con exactitud la posición de las manos para el momento en el que vuelva a recibir señal.

2006, i:VIRT. La llegada del Bluetooth. Este reloj se conecta al celular, cada que el celular recibía una llamada o un mensaje el emitía vibraciones o destellos de luz.

2011, Eco-Drive Satellite Wave. El primer reloj conectado a GPS satelital para dar el tiempo y hora automáticamente.

2017, PROMASTER Eco-Drive Professional Diver 1000m. Citizen pasó por muchas pruebas, logrando certificar que los materiales y ensamblado de esta pieza fueran resistente al helio y al agua. Se convirtió en el primer reloj con resistencia al agua de 1000m con carga solar.

2018, Calibre 0100. Un calibre extremadamente preciso, con exactitud de +-1 segundo por año. Pieza que no necesita de nada externo para funcionar ya que también es Eco-Drive.

También en 2018, lanzaron el Eco-Drive One (Super Titanium). El reloj de titanio que contiene el movimiento más delgado del mundo, de tan solo 1.00 mm.  Alojado en un reloj elegante, ligero y cómodo con una caja de titanio de 3.53 mm de ancho.

 Los hitos en la relojería realizados por Citizen son numerosos, pocas marcas pueden sentirse tan orgullosas por haber marcado tan significativamente el mundo de la relojería. Afortunadamente, así como crean piezas que hacen soñar a coleccionistas de todo el mundo, la marca también produce relojes que están al alcance de todos los presupuestos, para que no tengamos que quedarnos solamente con el anhelo de tener un Citizen.

Cuéntanos, ¿tú ya tienes un Citizen, o sigue en tu lista de deseos?

Más artículos interesantes aquí.

 

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *