HYT “El tiempo que fluye”. Al hablar sobre el origen de HYT funcionamiento todo se remonta a una pregunta, el tiempo, su concepto. Y lo que HYT y su funcionamiento nos dice es que “el tiempo pasa y lo único que le otorga sentido son nuestras vivencias”. Sí, el tiempo seguirá fluyendo y somos nosotros los que le daremos un motivo, al mismo tiempo nosotros decidimos cómo serán esas vivencias.

A todo esto, HYT nos cuestiona, por qué vivir esas experiencias siguiendo el tiempo a través de unas afiladas agujas o efímeras pantallas digitales, si podemos hacerlo de una manera más interesante.

Revolucionando la manera de ver a la relojería, HYT funcionamiento se ha comprometido en crear relojes únicos que tengan relación en el pasado, el presente y sobre todo el futuro. Si vemos sus relojes son piezas que nos llevan a adelantarnos en el tiempo, a transportarnos a un tiempo futurista.

Estas piezas se han creado gracias a un grupo de expertos que han logrado superar las leyes de la gravedad,  creando un reloj líquido que marca el tiempo con exactitud.

 La tecnología de HYT funcionamiento refleja la fluidez del tiempo

Pero esto no surge de la noche a la mañana, no, todo comenzó hace 3400 años con las clepsidras, mejor conocidos como relojes de agua. Creados por los babilonios y adoptados por los egipcios y chinos. La palabra se deriva de Klepto (ladrón) y siderial (tiempo de salida) quedando un significado conjunto de “días robados”.


Los denominados “ladrones de agua” transportaban H2O de un recipiente a otro y así medir el tiempo transcurrido o “robado”.  Con el paso de los años esta técnica se perdió, hasta que en el 2012 HYT funcionamiento volvió a romper los moldes de la ciencia y decidió que ya era hora de inventar un reloj de pulsera que integrara el sistema de las clepsidras.

Un reloj de pulsera que funciona con líquido, y no cualquier líquido, un líquido de color da muestra del pasado y un líquido transparente nos indica el futuro inmediato. Ambos confluyen ” el ahora”. 

Con sede en Neuchâtel, ciudad ubicada en pleno centro de la región homónima suiza, de gran tradición relojera, un dedicado equipo de 43 personas convierte el tiempo líquido en tiempo real. Sus innovadores relojes de pulsera incorporan armoniosamente un movimiento de reloj mecánico que sirve de gatillo para activar el impulso del líquido. Dan sentido al tiempo, siempre.

La tecnología HYT

HYT funcionamiento cree firmemente que la tecnología es la materia con la que se hacen los sueños, con la tecnología que han desarrollado pueden plasmar visiblemente el pasado, el presente y el futuro gracias a la definición que realizaron de la gravedad. Es un nuevo funcionamiento que rompe con todo lo establecido anteriormente en relojes de pulsera, un método a base de líquidos que tomó 15 años en ser desarrollado.

El tiempo es representado por un fluido en movimiento, gracias a importantes detalles: las cuatro paredes que forman el motor del módulo de fluido que al comprimirse y expandirse liberan/reciben alguno de los dos líquidos que jamás se mezclaran, uno transparente y el otro con color.

Los líquidos corresponden al tiempo transcurrido y al tiempo que está por transcurrir. Un efecto que es posible gracias a la química avanzada que permitió crear líquidos con el color, estática, durabilidad y resistencia a los rayos UV, perfectamente adecuados para ser albergados por una caja de reloj.

El módulo de fluidos nos invita a reflexionar mientras observamos su funcionamiento, el líquido coloreado que ha marcado el curso de las últimas 12 horas hace vuelta hacia su posición original. Esto sería como ir al futuro en forma horológica. El tiempo líquido obtiene su ritmo como el de un movimiento mecánico de relojería.

Al frente de la tapa, la prueba visible de la exactitud tras un cristal delgado de 0.8 mm, el revestimiento elimina cualquier obstáculo al flujo del líquido, los técnicos ocupan un año para perfeccionar la técnica de llenado.

El nacimiento del término “Matrimonio” para HYT es la reunión de los dos líquidos que representan el tiempo pasado y el tiempo adelante, es decir el presente que está por ocurrir. Ambos fluidos prometen una compatible vida útil, lo que significa la unión armónica de dos entidades individuales que cumplen y nunca comprometen a otras. Así es como deberán funcionar ambos líquidos durante la vida del reloj HYT.

El corazón y el alma del tiempo fluido de HYT son dos pequeños fuelles, ubicados a las 6 en punto, sus paredes están hechas de una aleación altamente resistente, flexible y muy fina (cuatro veces más delgados que el cabello humano). Para crear este funcionamiento y lograr la clave de la definición de gravedad se inspiraron en una nave aeroespacial, junto con un compensador térmico que proporciona la temperatura óptima para que siempre fluyan con facilidad.

HYT ha logrado unir la ciencia, alta tecnología, filosofía, arte y diseño en un impresionante reloj líquido. 

Revisa más artículos interesantes aquí


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete