Ultrapreciso y de gran carácter

URWERK nos presenta una máquina ultraprecisa con un carácter único. Además de lucir estéticamente interesante, tener grandes complicaciones internas, esta versión llamada Time Hunter “X-Ray” cuenta con un módulo electrónico que evalúa la cantidad de marcha restante y podemos controlar de mejor forma resultados cronométricos.

El rostro de esta pieza se mezcla con el mecanismo mostrando una profundidad sin igual; el diseño presenta, a través del cristal, distintas capas de engranes, marcadores, agujas, en texturas y colores diversos. Leer el tiempo parecería complicado en esta pieza, sin embargo, es muy sencillo. Cuenta con horas y minutos centrales indicados con agujas negras. Al mismo tiempo un disco giratorio indica los segundos. Marca la reserva de marcha a las 7:00. Una esfera en la esquina superior izquierda fija los dos indicadores electrónicos: precisió de +/- 15 segundos al día y amplitud del volante.

urwerk1

Al respecto, Felix Baumgartner, maestro relojero y cofundador de URWERK señaló:

“Para el EMC Time Hunter, hemos concebido y desarrollado nuestro movimiento en la propia empresa centrado en el resultado cronométrico con un volante regulador atípico y con un doble barrillete para una estabilidad óptima. Además, hemos implantado en esta mecánica pura un control electrónico que informa a su propietario sobre el rendimiento de su reloj. Valiéndose de esta información, este último puede pilotar su EMC y modificar los ajustes para conseguir una precisión que ronda el segundo”.

 

urwerk4

Características Técnicas

Caja: Titanio de grado 5 y acero.


Cristal: Zafiro:

Resistencia al agua: 3 ATM

Movimiento: UR-EMC 2

Reserva de marcha: 80 horas.

Sólo se han fabricado 15 piezas de esta increíble máquina de tiempo. Te dejamos con un video, que evidencia la cantidad de conocimiento, tecnología y artesanía que engloba Time Hunter “X-Ray”

 

Nota:

¿Qué es la amplitud y cómo la mide el EMC Time Hunter “X-Ray”?

Te compartimos la información que nos proporcionó la marca.

Mientras que el concepto de precisión (cuántos segundos al día un reloj va rápido o lento) es bastante sencillo de entender, la amplitud del volante es un concepto menos evidente. A diferencia de los relojes de pie, cuyo ajuste se realiza por el balanceo del péndulo de delante hacia atrás, los relojes de muñeca se ajustan gracias a la oscilación de delante hacia atrás del volante regulador. Por lo tanto, la «amplitud» corresponde a los grados de movimiento del péndulo en cada oscilación. Aunque en teoría tanto los péndulos como los volantes deberían estar isocronizados en todas las amplitudes (es decir, todas las oscilaciones deberían durar exactamente el mismo tiempo, ya oscilen una distancia corta o larga), en la práctica, el volante de la mayoría de los movimientos del reloj de pulsera debería oscilar con una amplitud de entre 240° y 310° para una eficacia máxima. Dado que el diminuto volante tiene una masa relativamente baja y oscila tan rápido (de un lado a otro cuatro veces por segundo), la mínima degradación del aceite lubricante de los componentes del volante (eje) desemboca en una amplitud inferior. Por lo tanto, la amplitud del volante es un buen indicador de si un movimiento es «sano» o si necesita una revisión.

El volante es el «corazón» de prácticamente todos los movimientos mecánicos del reloj y, al igual que nuestro propio corazón, la fuerza de sus latidos (amplitud) y la regularidad de sus latidos (precisión) son indicadores de buena salud.

Información proporcionada por URWERK


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete





Más vistos