BOVET presenta el tercer y último capítulo de una edición limitada Trilogía celestial, Récital 22 Grand Récital es la creación más sofisticada del fabricante suizo de relojes de lujo.

Desde su fundación en 1822, BOVET ha combinado mecanismos con la mejor artesanía, empleando técnicas artesanales como el montaje de gemas, el grabado y la pintura en miniatura.

La trilogía Récital

BOVET 22 Grand Récital

En el 2016, BOVET sorprendió a los coleccionistas con las presentación del tourbillon Récital 18 Shooting Star, que revolucionó el diseño de la relojería al combinar su movimiento con un diseño asimétrico de diseño registrado.

En el 2017, mejoró este increíble reloj  con el Récital 20 Astérium, que tomó prestado el caso innovador del Récital 18, la arquitectura original y la pantalla intuitiva de indicaciones astronómicas.

La imaginación del propietario de BOVET, Pascal Raffy, va aún más lejos y adopta su última forma en una trilogía de relojes celestiales, este 2018 el tourbillon Récital 22 Grand Récital forma el tercer capítulo. 

BOVET 22 Grand Récital

Nos brindan la oportunidad de  observar los tres cuerpos celestiales que marcan el ritmo de nuestras vidas: el sol, la tierra y la luna. Este gran teatro astronómico ha sido presentado por BOVET en un Tellurium-Orrery  con el sol representado por el tourbillon volante, cuyo puente de carruaje evoca rayos ardientes. La sorprendente tierra hemisférica gira sobre su propio eje y muestra las horas en un ciclo natural de 24 horas.

Una luna esférica orbita la tierra de acuerdo con la duración exacta de su período, es decir, 29.53 días. Para acentuar el esplendor del sol, el carro de tourbillon se ha elevado sobre la superficie del movimiento. Su construcción patentada original se caracteriza por su unión central, dotando a la pieza de una cronometría ejemplar, mientras logra un nivel de transparencia incomparable que revela su movimiento.

BOVET 22 Grand Récital

La muestra tridimensional del sol muestra el acabado de los cinco brazos del puente, redondeados a mano, que enmarcan sutilmente la decoración  del reloj. Al girar una vez cada sesenta segundos, el tourbillon indica los segundos con una mano fijada directamente a la rueda del carro y viaja sobre un sector escalonado de veintidós segundos.

La tierra está representada por un hemisferio en el Récital 22, cuya superficie está adornada con un mapa grabado y pintado a mano, sobre el cual los océanos, las montañas, los desiertos y los bosques se ejecutan con minucioso detalle.

BOVET 22 Grand Récital

La dificultad de trabajar sobre una superficie hemisférica se incrementó al usar una técnica especial de la casa relojera, el artesano incorpora sustancias luminiscentes en la pintura en miniatura. De esta manera, la tierra se convierte en un punto culminante radiante en la oscuridad, ya que la tierra misma aparece en los cielos superiores. El trabajo del artesano continúa con extrema delicadeza, aplicando varias capas sucesivas de laca transparente en la superficie del globo antes de pulirlo y es así como logran ese aspecto tridimensional.

La caja mide 46 mm de diámetro y gracias a su gran arquitectura brinda una nueva interpretación de las pantallas tridimensionales desarrolladas por Pascal Raffy y los relojes BOVET. La caja está disponible en oro rojo o platino. Es una edición muy especial y únicamente 60 coleccionadores serán los afortunados de poseer una obra de arte relojera.

Especificaciones técnicas:

  • Movimiento: 18,000 vibraciones/hora
  • 472 componentes del calibre
  • Caja: 46mm
  • Material: Oro rojo o platino
  • Edición Limitada: 60 piezas

 

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *