BOVET traspasa su imaginación con esta nueva pieza, revelada el día de hoy en uno de los eventos más importantes de la Alta Relojería, el SIHH 2019 ha sido el telón perfecto para mostrar la implacable interpretación contemporánea que hace el propietario de BOVET 1822, Pascal Raffy, al garantizar, coherencia y armonía.

Los hermanos Bovet descubren el arte de la relojería a principios del siglo XIX, expresando en sus creaciones una visión muy contemporánea e innovadora, tanto técnica como del estilo impreso en cada reloj, cuidando el importante legado de fiabilidad,  cronometría, elegancia y  buen gusto.  Pascal Raffy ha logrado representar equilibrio sutil en el diseño del Tourbillon Amadéo® Fleurier Virtuoso IX.

Tourbillon Amadéo® Fleurier Virtuoso IX

Un nuevo calibre se aloja en la caja convertible Fleurier Amadéo® de 46,30 mm de diámetro. Sistema que permite transformar el reloj en un reloj de pulsera reversible, reloj de bolsillo o reloj de mesa sin el uso de herramientas. Sumando a esta gran cualidad, el estuche Virtuoso IX está equipado con un mecanismo que permite que el estuche se abra simplemente presionando la corona.

La ergonomía de la caja Fleurier hace que este reloj sea adecuado para el uso diario. Del mismo modo, sus características y complicaciones siempre serán de utilidad para el coleccionista, tanto a lo largo del tiempo como a lo largo de sus viajes.

La esfera está meticulosamente organizada para mayor claridad. La manecilla de los minutos está centrada en el dial. La manecilla de la hora se desplaza a las 2 en punto, y una manecilla de segundo, la manecilla de 24 horas, muestra una segunda zona horaria a las 10 en punto. Tanto la hora local como la zona horaria secundaria comparten la manecilla de los minutos. Una indicación correspondiente muestra el nombre de la segunda zona horaria. Dos correctores laterales facilitan el ajuste y la selección de una zona horaria, teniendo en cuenta las diferencias entre el horario de verano y la hora estándar.


El indicador de reserva de energía se encuentra a las 8 en punto, equilibrando el indicador de fecha grande y notificando al usuario de un vistazo cuánta cantidad de la fuente de alimentación de 10 días permanece.

El reloj cuenta con una cara completamente nueva en el reverso. Aunque no hay dial, las horas y los minutos se centran directamente sobre el movimiento complejo, una vista sin obstáculos y encerrada dentro de un cristal de zafiro. Los puentes calados evocan la arquitectura icónica de los movimientos BOVET del siglo XIX, cada superficie grabada con un brillante motivo “bris de verre”. Una vez grabados, biselados y decorados por completo, los puentes están recubiertos con un tratamiento CVD azul, que contrasta maravillosamente con el platino chapado en rodio. Esta combinación de colores era uno de los favoritos de los hermanos Bovet que se empleaban generalmente en superficies altamente pulidas o finamente grabadas.

En esta misma cara, se puede observar una abertura circular a las 12 en punto que revela un mecanismo poco común. El sistema de devanado diferencial esférico dos veces patentado. Este sistema genera 10 días de reserva de energía a partir de un solo barril. Esta característica demuestra cómo los técnicos y relojeros de Maison BOVET han dominado completamente el arte de la reserva de energía, reduciendo a la mitad el número de giros de la corona necesarios para dar la vuelta completa al reloj.

Otra complicación que hace fascinante a este reloj es el movimiento regulado por el  tourbillon patentado de doble cara. En esta construcción innovadora, el punto fijo del tourbillon está en el centro de su eje. Su distribución a ambos lados del resorte de balance y escape reduce significativamente el efecto del brazo de palanca y mejora la cronometría.

La verdadera cara del reloj, el dial, es por definición el componente focal. Con el Virtuoso IX, los artesanos de la línea de la Casa BOVET muestran una vez más el alcance de su talento combinado. La base de la esfera está finamente grabada con un delicado motivo de abanico.

La esfera está bañada en tonos azules y reflejos, evocando la riqueza de los esmaltes del siglo XIX. Tanto para la legibilidad como para la elegancia, los contornos de la hora y las segundas gradaciones muestran un acabado circular de satén y rodio. El Virtuoso IX está disponible en oro blanco, oro rojo o platino.

El Virtuoso IX representa la unión perfecta del conocimiento relojero en el transcurso de dos siglos.  La artesanía, su historia y el ingenio han logrado conservar la elegancia, comodidad, fiabilidad, precisión y estética.


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete