Dentro del universo de las complicaciones mecánicas existe una creación resonante y majestuosa llamada Grande Sonnerie. A grandes rasgos, esta denominación se refiere a la capacidad de un reloj de hacer sonar sus campanas o timbres cada hora y/o cuarto de hora; podríamos decir que este tipo de piezas permiten conocer la hora de manera “musical”.

En esta ocasión la casa suiza Greubel Forsey, a escasos días de presentarse en el SIHH de Suiza, nos muestra un adelanto de sus novedades, una creación con 935 piezas en un microuniverso sonoro. Grande Sonnerie tiene sonidos diversos que pueden ser ejecutados mediante su corona. Posee tres modos de sonería: Grande Sonnerie (anuncia las horas y los cuartos de hora al pasar), Petite Sonnerie (sólo anuncia las horas al pasar) y Silencioso (sin sonido). Su movimiento es de cuerda manual, pero el mecanismo de sonería cuenta con un sistema de cuerda automática que le garantiza 20 horas de reserva.

En el rostro de esta pieza destaca un un Tourbillon 24 Secondes, dentro de un diseño de diversos marcadores en distintas subesferas.

 

Fuente: www.greubelforsey.com


1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *