Una de las marcas líderes en la relojería de moda es Bulova. Su calidad está respaldada por la compañía relojera japonesa  Citizen Watch Co. desde su adquisición en el 2008, quizá es por esto que muchos han olvidado sus orígenes.

Bulova, es una compañía con orígenes estadounidenses en la que sus piezas son fabricadas en Suiza, aquí te contamos más sobre una de las marcas favoritas de los mexicanos. Y, ¿por qué decimos esto? porque es una de las marcas que encabezan la lista de las más populares en nuestros centros de reparación Klokker.

Conoce la historia de Bulova

Comencemos por hablar de su creador, Joseph Bulova, migrante proveniente de República Checa, fue un líder visionario, que en 1875 aprovechó la era dorada de la industria y el progreso, para marcar la historia relojera al cumplir el sueño americano.

Impulsado por el espíritu de toma de riesgos de la época, Joseph Bulova presentó una innovación tras otra. Comenzó abriendo una pequeña tienda en Maiden Lane, en el centro de la ciudad de Nueva York, lo que marcó su vida entera: crear relojes de calidad suprema para un paisaje dinámico y en constante cambio.

Bulova se distingue por la perfección, la eficiencia y la precisión. Sin embargo la artesanía de calidad se convirtió en la base sobre la que Joseph Bulova construyó su marca. Pero lo que realmente impulsó el progreso continuo de la marca fue su espíritu de invención, que busca la innovación y la tecnología tanto dentro de la industria de los relojes como más allá.

En 1911,  comenzó la fabricación de relojes de bolsillo, relojes de mesa y relojes de pared. A partir de la Primera Guerra Mundial fabricó relojes de pulsera.

En 1928, Bulova fabricó el primer reloj controlado por radio. Las señales de radio son enviadas por un transmisor que está conectado a un reloj “estándar de tiempo”, generalmente un reloj atómico. Los radiorelojes pueden ser tanto digitales como analógicos, según nos muestren la hora con dígitos o con manecillas. Un reloj radiocontrolado lleva una pequeña antena de ferrita para recibir la señal de radio y un circuito electrónico para traducir la señal y mostrar la hora. En la actualidad, cada vez hay más dispositivos que utilizan para sincronizarse el código de tiempo de las emisiones GPS.

Las innovaciones de la industria de Bulova incluyeron todo, desde ser pioneros en la producción estandarizada de relojes hasta el desarrollo del primer reloj completamente electrónico con tecnología patentada basada en diapasones, Bulova Accutron, convirtiéndolo en ese momento en el reloj más preciso del mundo en 1950.

El inventor de este reloj fue Max Hetzel nacido en Basilea, Suiza, y que se unió al Bulova Watch Company de Bienne, Suiza, en 1948.  El funcionamiento del reloj es posible por una bobina del diapasón accionada por un circuito electrónico con un transistor que oscila a 360Hz. A diferencia de los relojes mecánicos o los cuarzos actuales, el movimiento de la aguja segundera era totalmente fluido y continuo, sin saltos. Varias compañías suizas equiparon también movimientos de diapasón en sus relojes de pulsera, pagando una licencia a Bulova. Más de 4 millones de relojes fueron vendidos hasta que la producción se detuvo en 1977.

La NASA pidió que fabricara una serie Bulova Accutron para el espacio.​ Como resultado, Bulova fabricó unos modelos que se utilizaron en los temporizadores y en las técnicas relacionadas con la medida de tiempo durante los vuelos espaciales, desde 1958 con los Vanguard, hasta la llegada a la luna en 1969, en la que el Módulo Lunar LEM  estaba equipado con un reloj de este tipo.

El espíritu pionero cambió la faz del marketing con los primeros comerciales de radio y televisión de Estados Unidos. Hicieron avances en el mundo de los deportes con Phototimer, e incluso transformaron el transporte a través de colaboraciones con Lindbergh y en 46 misiones espaciales de la NASA. Durante la primera caminata lunar, el comandante de la misión Apollo 15, Dave Scott, portó su Bulova Chronograph en 1971.

Reiterando su larga dedicación a la historia de las primicias, la colección Precisionist se introdujo en 2010. De estilo intrincado e infinitamente precisa, con un segundero de barrido continuo. Más recientemente, en 2016, la marca (literalmente) cambió la faz de la industria con la colección Curv, el primer movimiento de cronógrafo curvo del mundo.

Y no únicamente se han posicionado con sus relojes, si no también con joyería para hombre. Pulseras especialmente diseñadas para acompañar de manera elegante y casual a una máquina del tiempo.

 

Bulova se rige por los mismos principios: artesanía, tecnología e innovación. Gracias a ser fiel a sus orígenes la marca continuará siendo una de las más importantes en la relojería.

¿Y tú, ya tienes tu Bulova?

 

Más artículos interesantes aquí.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *