Reina de Francia, amada y repudiada, nacida en 1755, juzgada por la corte del país que regía y sacrificada en la guillotina a los treinta y siete años, María Antonieta nunca pudo apreciar la magnífica creación que se le había destinado: Breguet No. 160.

Tachada de frívola y despilfarradora, en cuna de oro desde su nacimiento, acostumbrada a tener todo lo que le venía en gana, la reina de Francia tenía gustos refinados y aficiones lujosas. Los relojes de bolsillo Breguet eran uno de esos deleites que la complacían. La historia dicta que al final de sus días, encarcelada, no reclamaba ninguna pertenencia más que una artilugio de bolsillo creación de su relojero suizo favorito.

 

Foto por Yan Caradeck en Flickr.

Abraham Louis Breguet fundó en 1775  su casa relojera en la ciudad de París, pronto se hizo fama en Europa y cuando sus creaciones llegaron a ojos de María Antonieta, ésta se encargó de halagar y promover su trabajo, incluso personajes como Napoleón Bonaparte utilizaron estas máquinas del tiempo.

Klokker Reparacion de Relojes

A requerimiento anónimo de un guardia real se ordenó la fabricación de un reloj para embelesar a la reina francesa. El posible pretendiente, amante, admirador o simplemente adulador de la hermosa majestad, pidió que se utilizara la mayor cantidad de oro posible y que el reloj tuviera las complicaciones más avanzadas de la época sin escatimar el coste. Penosamente la desdichada no pudo recibir el regalo a tiempo, tardó cerca de 44 años en fabricarse, 34 años después de su fallecimiento.

 

Características de la  llamada “Gran Complicación”:


  • Caja de oro con cristales transparentes que exhiben la majestuosidad de su mecanismo.
  • Repetición de minutos.
  • Calendario perpetuo.
  • Ecuación de tiempo.
  • Indicador de reserva de marcha.
  • Termómetro.
  • Segundero en esfera.
  • Segundero central.
  • Sistema antichoque, entre muchas otras cualidades más.

 

La joya mecanizada fue robada de un museo en Jerusalén en 1983. Durante este tiempo la casa relojera se dio a la tarea de reproducir una copia idéntica a la hurtada; se utilizaron antiguos dibujos, viejos planos y se realizaron entrevistas para poder llevar a cabo el complejo objetivo. En el 2008 se culminó y presentó esta novel y magnífica gemela a la que se le llamó María Antonieta con numeral 1160. Por suerte el original fue encontrado en 2007 por la policía israelí y devuelto al Museo Mayer Memorial de Tel Aviv.

Esta pieza es la más cara y más bella creación de la historia de la relojería. En el 2014 “Marie-Antoinette 601” se valuó en 30 Millones de dólares.

Fuente:
http://www.breguet.com/es/casa-breguet/manufactura/reloj-de-bolsillo-maria-antonieta
https://en.wikipedia.org/wiki/Marie_Antoinette_%28watch%29


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *