¿Defy Lab representa el futuro de la relojería?

Zenith ha vuelto a estar en una posición saturada de reflectores. Autonombrase “el futuro de la relojería” no debe tomarse a la ligera y vale la pena analizar esta declaración. La firma suiza se ha caracterizado por innovar e intentar transformar la relojería mecánica y Defy Lab tal vez sea la punta de lanza de una nueva era en Zenith y tal vez en la industria relojera.

Defy Lab de Zenith

Para beneplácito de los que amamos los relojes tradicionales, Zenith continúa su labor en pos de perfeccionar el universo micromecánico. Entendemos que hay una necesidad de desarrollar tecnología conectada en la relojería, pero Zenith tiene claro que su objetivo es totalmente opuesto. El futuro tecnológico tiende a desarrollar la interconectividad, pero el progreso relojero puede ser encuentre en conservar y perfeccionar la tradición heredada por los maestros relojeros, mismos que inventaron la pasión que hoy nos une.

Defy Lab de Zenith

¿Por qué es único Defy Lab? 

  • El mecanismo de Defy lab es totalmente distinto a cualquier otro reloj ya que mejora el principio de regulación volante-espiral, avance que desde 1675 no cambiaba.
  • Tiene un nuevo oscilador compuesto por una sola pieza, fabricada en silicio monocristalino que sustituye al volante-espiral. Es decir, más de treinta piezas (montaje, ajuste, regulación, control, lubricación, etcétera) se sustituyen por un único elemento con una altura de tan solo 0,5 mm.
  • El nuevo oscilador mantiene la misma precisión durante el 95% de la reserva de marcha (cerca de 60 horas).
  • Este oscilador no necesita lubricación ya que no tiene contacto con otros elementos y por lo tanto no se desgasta.
  • Su precisión está garantizada a una impresionante frecuencia de 15 Hz (El calibre El Primero llega late a 5Hz, y la mayoría de los relojes a sólo 4 Hz).
  • Es insensible a la temperatura, a la gravedad y a campos magnéticos.
  • El Defy Lab está triplemente certificado: certificado como cronómetro con el sello «tête de vipère» del Observatorio de Besançon. En materia térmica, se ha ampliado el espectro de la norma ISO-3159 y responde a los criterios antimagnetismo estipulados por la norma ISO-764.

 

Defy Lab de Zenith

El cuerpo de Defy Lab

Defy Lab, de inicio, será lanzado en 10 distintas versiones. En todas ellas su caja es de 44 mm de diámetro en material “Aeronith”, la aleación de aluminio más ligera del mundo. Este compuesto es 2,7 veces más ligero que el titanio y 1,7 veces más liviano que el aluminio común y corriente y 10% que la fibra e carbono.

¿Futuro de la relojería mecánica?

El grupo liderado por Jean-Claude Biver ya tiene a su especialista en innovación, Guy Semon, para impulsar el smartwatch con la vanguardista TAG Heuer, pero agradecemos que les quede claro que Zenith representa progreso en otro ámbito. Zenith está dirigido  a los que más que rehusarse a adoptar la conectividad y nuevas tecnologías, no quieren perder la tradición y pasión por el universo micromecánico.

Respondiendo a nuestra pregunta inicial, en nuestra opinión creemos que el futuro de la relojería mecánica sí está en este tipo de esfuerzos, en la creación de más movimientos eficientes y complejos. Nos cautiva saber que vestimos en la muñeca conocimiento, artesanía, conceptos, desarrollo tecnológico y, sobretodo, tradición.


Te compartimos más notas de Zenith.

Verano femenino con Zenith Elite Lady Moonphase

Un cronógrafo Zenith a corazón abierto

Zenith, a centésimas de segundo con Defy El Primero 21


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *